Inicio » La mentira de Fukushima en español

La mentira de Fukushima en español

Comienzo este blog con este video, es un documental alemán que subtitulamos al español  Kohai, Galiciaverde y Maria Urizar.
Es imprescindible para entender el desastre de Fukushima:

Llevamos más de 3 años de emisiones radioactivas al mar, la atmosfera,…y de SILENCIO Y CENSURA INFORMATIVA

A continuación cuelgo el siguiente artículo de: JAKE ADELSTEIN, DAVID MCNEILL
http://www.thewire.com/global/2011/07/meltdown-what-really-happened-fukushima/39541/
Meltdown: ¿Qué sucedio realmente en Fukushima?

Ha sido uno de los misterios de la catástrofe nuclear en curso en Japón: ¿Qué parte del daño a los reactores de Fukushima Daiichi lo hizó el terremoto 40 minutos antes de que el devastador tsunami llegará? Hay mucho en juego: si el terremoto comprometido estructuralmente la planta y la seguridad de su combustible nuclear, entonces todos los demás reactor similares en Japón está en riesgo.

A lo largo de los meses de mentiras y desinformación, una historia se ha repetido: “El terremoto dejó sin energía eléctrica de la planta, parando la refrigeración de sus reactores”, como dijo el portavoz del gobierno Yukio Edano en una conferencia de prensa 15 de marzo en Tokio.
La historia, que se ha repetido una y otra vez, se reduce a esto: “después del terremoto, el tsunami -un único, e imprevisible evento- barrió los generadores de la planta, deteniendo la refrigeración e iniciandose la cadena de acontecimientos que causó la primera triple fusión nuclear de la historia del mundo”. (Que lo han intentado despistar con la otra mentira dirigida a hacer creer que Chernobil fue peor)

Pero ¿qué pasa si las tuberías de recirculación y tuberías de refrigeración, explotaron, se rompieron, y se rompieron por completo tras el terremoto – mucho antes de que la ola llegara a las instalaciones, mucho antes de que se cortara la electricidad? Esto sorprenderá a pocas personas familiarizadas con los reactores nucleares de 40-años de edad, Unidad 1, el abuelo de los reactores nucleares que aún operan en Japón. (Como Garoña)

Los autores han hablado con varios trabajadores de la planta que relatan la misma historia: Graves daños a las tuberías y al menos uno de los reactores antes de que el tsunami llegará. Todos han solicitado el anonimato debido a que todavía están trabajando en la planta o están conectados con TEPCO. Un trabajador, un ingeniero de mantenimiento de unos treinta años que se encontraba en el complejo de Fukushima el 11 de marzo, recuerda las tuberías silbando y con fugas. “Yo personalmente vi tuberías que se vinieron abajo y supongo que había muchas más que se habían roto en toda la planta. No hay duda de que el terremoto hizo mucho daño en el interior de la planta “, dijo.” Definitivamente hubo fugas en las tuberías, pero no sabemos qué tuberías – lo cuál tiene que ser investigado. También me di cuenta de que parte de la pared del edificio de la turbina de la Unidad 1 había desaparecido. Esto podría haber afectado al reactor “.

Las paredes del reactor del reactor son muy frágiles, señala. “Si las paredes son demasiado rígidas, pueden agrietarse bajo la más mínima presión desde el interior por lo que tienen que ser frágil ya que si la presión se mantiene en el interior y hay un aumento de la presión, puede dañar el equipo en el interior de las paredes por lo que debe se les permita escapar. Está diseñado para dar durante una crisis, si no podría ser peor – “que podría ser chocante para los demás, pero para nosotros es el sentido común.

Un segundo trabajo, un técnico en sus 30 años de edad, quien también estaba en el lugar en el momento del terremoto, narró lo sucedido. “SIntió el terremoto en dos oleadas, el primer impacto fue tan intenso que se podía ver el edificio temblando, las tuberías vibrando, y en pocos minutos, vi reventar tubos . Algunos cayeron de la pared. Otros se rompieron. Yo estaba bastante seguro de que algunos de los tanques de oxígeno almacenados en la planta habían estallado pero no lo vi por mí mismo. Alguien gritó que teníamos que evacuar todos, yo estaba de acuerdo Pero yo estaba seriamente alarmado porque cuando me fui me dijeron y me di cuenta de que varios tubos habían reventado, incluyendo lo que creo que eran las tuberías de suministro de agua fría. Eso significaría que el refrigerante no pudo llegar al núcleo del reactor. Si usted no puede obtener suficiente líquido refrigerante en el núcleo, este se derrite. Usted no tiene que ser un científico nuclear para darse cuenta de eso “.

Mientras se dirigía a su coche, podía ver como las paredes del reactor de un edificio ya habían comenzado a derrumbarse. “Había agujeros en ellos. En los primeros minutos, nadie pensaba en un tsunami. Estábamos pensando en la supervivencia “.

Un tercer trabajador, vino a trabajar tarde, cuando ocurrió el terremoto. “Yo estaba en un edificio cercano, cuando el terremoto sacudió. Después de la segunda onda de choque, oí una fuerte explosión que casi fue ensordecedor. Miré por la ventana y vi humo blanco procedente de un reactor. Me dije a mí mismo: ‘este es el fin. ”

Cuando el trabajador llegó a la oficina de cinco a 15 minutos más tarde, el supervisor ordenó a todos evacuar, explicando, “ha habido una explosión de unos tanques de gas en el reactor uno, probablemente, los tanques de oxígeno. Además de esto ha habido algunos daños estructurales, las tuberías han reventado, es posible una crisis. Por favor, busque refugio inmediatamente. “(Hay que señalar que se han producido varias explosiones en Daiichi, incluso después del terremoto del 11 de marzo, una de las cuales TEPCO indicó, “se debió probablemente a un tanque de gas abandonado entre las ruinas”.)

Sin embargo, mientras que los empleados se preparaban para irse, vino la advertencia de tsunami. Muchos de ellos huyeron a la planta superior de un edificio cerca del lugar y esperaron a ser rescatado.

La razón de la renuencia oficial a admitir que el terremoto causó un daño estructural directo en el reactor es obvio. Katsunobu Onda, autor de TEPCO:(东京 ​​电力·暗黒の帝国), quien dio la voz de alarma sobre la firma en su libro de 2007 lo explica de esta manera: “Si TEPCO y el Gobierno Japónes admiten que un terremoto puede hacer daño directo al reactor, esto levanta sospechas sobre la seguridad de todos los reactores operativos. Están utilizando una serie de reactores anticuados que tienen los mismos problemas sistemáticos, el mismo desgaste de las tuberías “.

En un artículo anterior , Kei Sugaoka, un ingeniero japonés que trabajaba en la planta, dice que no le sorprende que ocurriera una fusión después del terremoto. Él envió al gobierno japonés una carta, de fecha 28 de junio de 2000, advirtiéndoles de los problemas en la planta. El gobierno japonés tardó más de dos años para actuar ante esta advertencia. Sr. Sugaoka también ha dicho que vio los tatuajes yakuza en muchos de los empleados del personal de limpieza. Al ser entrevistado el 23 de mayo declaró: “La planta tuvo problemas en abundancia y el enfoque adoptado con ellos fue muy parcial. La mayor parte del trabajo crítico: Trabajos de construcción, inspección de trabajo, y la soldadura se les confió a los trabajadores sub-contratados con poca formación técnica o conocimiento de la radiación nuclear. No recuerdo que jamás haya habido un simulacro de desastre. Los empleados de TEPCO nunca ensuciaron sus manos “.

Onda señala: “He pasado décadas investigando a TEPCO y sus plantas de energía nuclear y lo que he encontrado, y lo confirman los informes del gobierno es que los reactores nucleares son sólo tan fuertes como su eslabón más débil, y estos son los tubos.”

Durante su investigación, Onda habló con varios ingenieros que trabajaban en las plantas de TEPCO. Uno le dijo que a menudo las tuberías no coincidían con como deberían estar según los planos. En ese caso, la única solución era utilizar maquinaria pesada para tirar de las tuberías lo suficientemente cercanas para soldarlas y cerrarlas. La inspección de las tuberías a menudo es superficial y la parte de atrás de los tubos, que son difíciles de alcanzar, a menudo se ignoran. Dado que las inspecciones en sí eran generalmente superficiales y hecho por controles visuales, eran fáciles de ignorar. Los trabajos de reparación se hacían apresuradamente; nadie quería estar expuestos a la radiación nuclear más tiempo del necesario.

Onda añade: “Cuando visité por primera vez la central de Fukushima era una red de tuberías. Tubos en la pared, en el techo, en el suelo. Tenías que caminar sobre ellos, agacharte debajo de ellos-a veces te golpeabas la cabeza en ellos. Era como un laberinto de tubos en el interior “.

Onda cree que no es muy difícil de explicar lo que sucedió en la Unidad 1 y tal vez en los otros reactores también. “Los tubos, que regulan el calor del reactor y llevan refrigerante, son las venas y arterias de una planta de energía nuclear, el núcleo es el corazón. Si las tuberías se rompen, los componentes vitales no llegar al corazón y por lo tanto tiene un ataque al corazón, en términos nucleares: fusión. En términos más simples, no se puede enfriar un núcleo del reactor si las tuberías que transportan el líquido refrigerante y regulan el calor – no llegan a la médula “.

Tooru Hasuike, un empleado de TEPCO desde 1977 hasta 2009 y exgerente general de seguridad de la planta de Fukushima , también señala: “Los planes de emergencia de un desastre nuclear en la planta de Fukushima no tenían ninguna mención al uso de agua de mar para enfriar el núcleo. Bombear agua de mar en el núcleo es destruir el reactor. La única razón por la que harías eso es que no hay disponible otra agua o refrigerante”.

Problemas con las fracturas, el deterioro de las tuberías, malas reparaciones y el sistema de refrigeración se habían señalado desde hace años. En 2002, las señales de alarma denunciadas que TEPCO había falsificado deliberadamente, los registros de seguridad salieron a la luz y la compañía se vio obligada a cerrar todos sus reactores e inspeccionarlos, incluyendo la central de Fukushima Daiichi. Kei Sugaoka, un inspector de la GE en la planta notifico estas irregularidades a la Agencia Nuclear de Safey Industrial (NISA) en junio de 2000. No sólo el gobierno de Japón tardó dos años para resolver el problema sino que se confabuló en el encubrimiento, y dieron el nombre de la denunciante a TEPCO
En septiembre de 2002, TEPCO admitió el encubrimiento de los datos relativos a las grietas en las tuberías críticas de circulación, además de las falsificaciones previamente reveladas. En su análisis de la política de encubrimiento, el Centro de Información Nuclear de Ciudadanos escribe: “Los registros que fueron encubiertos tuvieron que ver con las grietas en las partes del reactor conocidas como tubos de recirculación. Estos tubos están ahí para desviar el calor desde el reactor. Si estos tubos sufren una fractura, daría lugar a un accidente grave en el que el refirgerante se fuga. Desde el punto de vista de la seguridad, éstos son piezas muy importantes del equipo. Se encontraron grietas en el reactor uno, el reactor dos, tres reactores, el reactor cuatro, cinco reactores de la planta de Fukushima Daiichi
“Las grietas en las tuberías no se deben a los daños del terremoto,. Vinieron desde el simple desgaste de largo plazo uso.[/B]
El 2 de marzo, nueve días antes de la crisis, la Agencia de Seguridad Industrial Nuclear (NISA) dio una advertencia a TEPCO sobre su falta de inspección de piezas críticas de los equipos en la planta, que incluía las bombas de recirculación. TEPCO recibió la orden de realizar las inspecciones, realizar reparaciones si es necesario y dar un informe a la NISA, el 2 de junio. No se ha confirmado que se haya presentado ningún informe.

Los problemas no eran sólo con las tuberías. Tanques de gas en la planta también explotaron tras el terremoto. El exterior del edificio del reactor sufrió daños estructurales. Había un poco de caos. No había nadie capacitado para evaluar la fuga radiactiva porque, como la Agencia de Seguridad Industrial Nuclear admite, después del accidente todos los inspectores en el lugar huyeron del sitio. Y el terremoto y tsunami rompió la mayor parte de los equipos de monitoreo, así que había poca información disponible sobre la radiación después.

Antes del amanecer del 12 de marzo, los niveles de agua en el reactor comenzaron a caer en picado y la radiación empezó a subir.El Meltdown estaba teniendo lugar. TEPCO declaró en la rueda de prensa del 12 de marzo a las 04 a.m. : “la presión dentro de la vasija de contención es alta pero estable.” Había una nota enterrado en el comunicado que muchas personas perdieron. “El sistema de circulación de agua de emergencia que enfriaba el vapor en el núcleo, había dejado de funcionar.”

Según el Chunichi Shinbun y otras fuentes, pocas horas después del terremoto se midieron niveles extremadamente altos de radiación en el reactor de un edificio. Los niveles eran tan altos que si usted pasaba un día entero expuesto a ellos sería fatal.Ya se habían caído los niveles de agua del reactor. Posteriormente el gobierno japonés obligó a TEPCO a publicar cientos de páginas de documentos relacionados con el accidente en mayo, Bloomberg informó el 19 de mayo que una alarma de radiación se disparó a 1,5 km del reactor número uno en marzo 11 a las 3:29 horas, minutos antes de que el tsunami llegara a la planta. TEPCO no negó la posibilidad de que había fugas de radiación significativa antes de que se cortará la luz. Ellos afirman que la alarma podría simplemente haber funcionado mal.

El 11 de marzo, a las 21:51, bajo las órdenes del director general, el interior del edificio del reactor fue declarada una zona PROHIBIDA. Alrededor de las 11 horas, los niveles de radiación en el interior del edificio de la turbina, que estaba al lado del reactor, alcanzaron niveles por hora de 0,5 a 1,2 mSv. La crisis ya estaba en marcha.

Por extraño que parezca, TEPCO más tarde insistió en que la causa de la crisis fue el tsunami por la anulación de los sistemas de energía de emergencia, en la conferencia de prensa de TEPCO pm 07:47 del mismo día, el portavoz en respuesta a preguntas de la prensa acerca de los sistemas de refrigeración declaró que el equipo de circulación de agua de emergencia y los sistemas de refrigeración del núcleo del reactor funcionaría incluso sin electricidad.

En algún momento entre el 4 y 6 de la mañana del 12 de marzo de Masao Yoshida, el gerente de la planta decidió que era tiempo para bombear agua de mar en el núcleo del reactor y notificarlo a TEPCO. El agua de mar no se bombeó hasta horas después de que se produjera una explosión de hidrógeno, aproximadamente 20:00 de ese día. Para entonces, probablemente era ya demasiado tarde.

El 15 de mayo, TEPCO ha llegado a admitir, al menos, algunas de estas afirmaciones en un informe titulado “Estado Reactor Core de Fukushima Daiichi nuclear Unidad Central Uno”. Según el informe, podría haber habido daños antes del tsunami en las instalaciones clave, incluyendo tuberías . “Esto significa que las garantías de la industria nuclear en Japón y en el extranjero de que los reactores eran robustos quedan destrozadas”, dijo Shaun Burnie, consultor independiente de los residuos nucleares. “Plantea cuestiones fundamentales sobre todos los reactores en las zonas de alto riesgo sísmico.”

Como señala Burnie, TEPCO también admitió la masiva fusión del combustible- 16 horas después de la pérdida de refrigerante, y 7-8 horas antes de la explosión en la unidad 1. “Ya deben haber sabido todo esto – su decisión de inundar con grandes volúmenes de agua garantizaría contaminación adicional masiva – incluyendo las fugas hacia el océano.”

No se sabe con exactitud cuánto se hizo daño a la planta por el terremoto, o si sólo este daño explicaría la crisis. Sin embargo, los testimonios de los testigos y los propios datos de TEPCO indica que el daño fue significativo. Dice Hasuike: “¿Que ocurrió realmente en la central nuclear de Fukushima Daiicihi para causar un colapso? TEPCO y el gobierno de Japón han dado muchas explicaciones. Que no tienen sentido. Lo único que no han aportado es la verdad. Es hora de que lo hicieran “.

Jake Adelstein es un periodista investigador, consultor y autor de Tokyo Vice: un reportero estadounidense en el golpe de policía en Japón . Él es también un miembro del consejo de la Washington, DC, Polaris Project Japan , que combate la trata de personas y la explotación de mujeres y niños en el comercio sexual. David McNeill escribe para The Irish Times , The Independent y otras publicaciones. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad de Sofía y es un coordinador de Japan Focus . Stephanie Nakajima contribuyó a este artículo.

Anuncios

1 comentario

  1. […] también lo tenía colgado en :Fukushima « MARIA URIZAR, consecuencias de Fukushima, Chernobil,…apagón informativo, censu… y lo han censuradoPero aquí esta, con la traducción que hicimos entre Galiciaverde y servidora ; […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: