Inicio » accidente nuclear » El desastre de Fukushima y los siete principios del nacional-nuclearismo

El desastre de Fukushima y los siete principios del nacional-nuclearismo

El desastre de Fukushima y los siete principios del nacional-nuclearismo

Thierry Ribault
Researcher at CLERSE-CNRS-University of Lille 1, France
http://lucian.uchicago.edu/blogs/atomicage/files/2014/07/National-NuclearismTR.pdf

La ideología fundamental que subyace en la sociedad nuclear adoptada por los defensores ardientes de la energía nuclear se ha estructurado en torno a la desrealización de visiones del mundo. Cuando lo considere necesario, esta ideología decide destruir la vida con supuestas razones de interés nacional; privando a los individuos de su propia existencia y deela libertad por presuntos motivos de intereses de la comunidad , camuflando intereses industriales superiores. Para lograr esto, legitima y
organiza la co-existencia de “ciertas tecnologías” , con un profundo retroceso en la conciencia.

Me refiero a esta ideología como nacional-nuclearismo porque cuando la verdad es escandalosa, las palabras superficiales distorsionan la realidad de los sufrimientos a los que hacen referencia. Analizando cómo
se gestionó la inacabable catástrofe de Fukushima, se presentan los siete principios en los que nacional-nuclearismo se basa. Esto marca una nueva etapa en la marcha hacia la morbilidad.

Primer principio – Hacer todos los riesgos aceptables

Tratando de aniquilar una ley humana…
, Han establecido un punto de referencia de seguridad que parece ser inhumano… la supervivencia dentro de una zona contaminada – presentada inicialmente como” temporalmente “habitable – que en realidad es inhabitable, tanto a corto como a largo plazo.
Los gestores del desastre no se han detenido ante nada en su intento de someter al público a lo inaceptable.

Aunque claramente, establecida en diciembre de 2011, esta ideología heideggeriana apenas enmáscara la planificación mórbida que llevó a la elección de autorizar un umbral de dosis de 20 milisieverts por
año para conseguir la devolución de 210 000 refugiados
. De acuerdo con un ministro que participó en las reuniones preliminares de la época, una dosis umbral de 5 milisieverts -que prevaleció en Chernobyl – habría supuesto la evacuación de una gran parte de dos de los más grandes localidades del departamento: Fukushima y Koriyama

Ambas ciudades cuentan con más de 300 000 habitantes , haciendo el funcionamiento de la Prefectura imposible” (los habitantes al evacuar dejarían de pagar impuestos en las prefecturas), por no hablar de “las preocupaciones que implica una compensación adicional “3

Esto confirma lo que el desastre de Chernobyl ya había establecido: todos los riesgos son aceptables cuando nos aseguramos de que los que toman estos riesgos no pueden rechazarlos

Segundo principio – Denegación de efectos sobre la salud de la radiación

Negar el impacto real de la radiación en todas las formas de vida – y especialmente de la llamada Dosis “bajas” – los avances científicos que habían establecido una relación entre la radiación y
cáncer han sido ignorados, levantando la duda donde había habido certeza.

Tercer principio – poner la ciencia al servicio de la falsa
conciencia

Cuarto principio – Hacer a todas las personas cogestoras en la administración del desastres y responsables de su propia destrucción

En Fukushima, los expertos han pedido a todas las personas a participar en una “práctica cultura radiológica “y participar en su propia protección
Al confiar la administración del desastre a los que sufren las consecuencias
más directamente, la autogestión de la que las autoridades públicas y los expertos siguen siendo responsables se garantiza el tralado de la responsabilidad a las víctimas, a la vez que se crea en lo sestinatarios la ilusión ‘de participación en lo que en realidad es su sumisión forzada. De otra manera, este principio consiste en hacer que el que sufre sea la parte culpable.

Quinto principio – Transformar la tecnología nuclear en una fuerza social que sea más fuerte que la aspiración a la libertad

En nombre de la seguridad para todos, someterse a la orden nuclear es preferible a la libertad y es indiscutible.

Sexto principio – Tratar de convertir los desastres en los remedios

Cuando la energía nuclear ya no se presenta como la causa del desastres, sino como su remedio. Se espera que los individuos afectados estén contaminados, pero satisfechos. (Por ejemplo, participando en los trbajos de descontaminación)

Séptimo principio – La negación del hombre como un ser humano

El Nacional-Nuclearismo-un hito en la historia de la industria  niega al hombre como un ser humano.
De hecho, se lo destruye de una manera calculada, como materia prima o residuos.

-El Nuclearismo Nacional sella la unidad indisoluble de las sociedades industriales “y la protección. Se hace de esta unidad una necesidad objetiva frente a la cual cada uno cree estar indefenso. El desastre de Fukushima proporciona pruebas evidentes de que la inmensa sumisión de la ciudadanía sólo garantiza la protección fingida a cambio. Los seres humanos son ahora como tanques de almacenamiento de agua contaminados: conocemos su tiempo de vida, pero nosotros apostamos por la elasticidad relativa de su resistencia; todos ellos son nada más que recursos cuyo desaparición es programable, a la espera de reposición. Ni el público ni los trabajadores se involucran en la batalla; como mecanismos inanimados se ven obligados a la batalla. Los seres humanos – estos sociales
átomos – se convierten en los materiales
, así como la naturaleza se convierte en material de la sociedad. El uso de los miembros más sometidos para abastecer de 50.000 trabajadores que han contribuido hasta ahora el control de daños en Fukushima refleja esta adaptación.

Sin embargo, los gestores del desastre no recomiendan la liquidación pura y simple de la humanidad: coquetean con su deshumanización. Preparan a cada individuo para la muerte – un recurso  social que se ha convertido en un instrumento de represión, la introducción de un elemento de rendición y sumisión. Estos gestores  concilian al público con la idea de que morir antes de que quieran y antes de que se debe es altamente probable y es parte de la marcha de la civilización. Anhelan un
la sociedad obligada a obedecer, una sociedad que toma sobre sí lo quecada uno debe eventualmente ser capaz de asumir él o ella. Un individuo endurecido es mejor en una sociedad endurecida…
ser capaz de adaptarse rápidamente a un área contaminada: este es el objetivo del nacional-nuclearismo.

Anuncios

1 comentario

  1. renovator dice:

    Los seres humanos no estamos preparados para el conocimiento nuclear.
    Es una barbaridad como van proliferando cada vez mas centrales nucleares.
    Nuclear No.
    Vida si.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: