Inicio » accidente nuclear » RESPONSABILIDAD CIVIL ANTE EL ENVEJECIMIENTO DE LOS REACTORES NUCLEARES

RESPONSABILIDAD CIVIL ANTE EL ENVEJECIMIENTO DE LOS REACTORES NUCLEARES

RESPONSABILIDAD CIVIL ANTE EL ENVEJECIMIENTO DE LOS REACTORES NUCLEARES
Prof. Tom Vanden Borre – Universidad
de Lovaina, el Prof. Michael Faure –
Universidad de Maastricht,[B]El riesgo cada vez mayor que supone el envejecimiento de los reactores nucleares debe reflejarse en un aumento de las primas de seguros para cubrir los costes de un posible accidente nuclear. Los países solo deberían optar por la ampliación de vida útil del reactor si la predisposición a compensar a las víctimas de cualquier accidente es mejorada sustancialmente. Los proveedores deben tener responsabilidades en caso de accidentes y los operadores de las centrales nucleares deberían
afrontar una responsabilidad ilimitada. Este aumento de la responsabilidad no solo será
beneficioso para las víctimas de un accidente nuclear sino para todos, ya que también tendrá un importante efecto preventivo. (El dinero manda)[
/B]
Los principios sobre la responsabilidad nuclear, determinados en los Convenios de París y de Viena, son la responsabilidad estricta (responsabilidad por pérdidas o daños, independientemente de la negligencia u otra culpabilidad) (es decir, excluye la responsabilidad penal por temeridad, lesividad, prevaricación -en hispanistán a expuertas-,…) ; la canalización legal de la responsabilidad al operador nuclear, con la consiguiente exclusión de la responsabilidad del
proveedor; la limitación de la responsabilidad por el operador nuclear en cantidad y tiempo; la cobertura obligatoria para la seguridad financiera (seguro), y la jurisdicción exclusiva en el país del accidente. Convenios más recientes, como la Convención sobre Indemnización Suplementaria (CSC, Convention on Supplementary Compensation) y los Protocolos de los Convenios de París y de Viena, no alteran estos principios. Ninguno de los convenios, sin embargo, atiende a los problemas de envejecimiento del reactor.
Los Estados Unidos no son una de las partes en la Convención de Viena o París. Su Ley
Price-Anderson permite a los operadores nucleares poner en común sus recursos frente
a la responsabilidad. Ello proporciona un seguro retrospectivo por una suma adicional a la de la responsabilidad, en el caso de que un accidente realmente ocurra. Las cantidades generadas por este sistema son sustancialmente más elevadas que las previstas en las convenciones internacionales, pero la responsabilidad del
operador nuclear, por el contrario, tiene un tope
al igual que en las convenciones.
 (De modo que puede suceder lo de Japón, TEPCO a pesar del desastre en el 2013 ha obtenido ganancias, gracias al Gobierno japones)
Dado que los costes de un accidente nuclear son potencialmente mucho más elevados
que los previstos bajo la cobertura de responsabilidad, la limitación de responsabilidad proporciona a la industria nuclear de forma efectiva un subsidio de dos tipos:
 el propio límite, lo que lleva a reducir los costes de seguro; y la cobertura adicional ya sea por el Estado (en el caso de Europa) o por la posibilidad de diferir una parte de los gastos del seguro de cobertura retrospectiva de segundo nivel (EE. UU.). Por consiguiente, estos regímenes legales protegen los operadores nucleares y disminuyen
artificialmente sus costes de riesgo
, lo que podría crear tres tipos de distorsiones:
1. La reducción del coste de los seguros le da
a la energía nuclear una ventaja competitiva
artificial porque otras tecnologías de generación
de electricidad (y los operadores del mercado)
tienen que internalizar su máximo riesgo.
2. El límite de responsabilidad reduce el incentivo
económico de un operador a reducir el riesgo de
un accidente nuclear
(A las empresas les sale más rentable esperar a un accidente nuclear que desmantelarlas)
3. El límite superior, unido (en el caso de Europa)
a la deficiente cobertura adicional, puede
ocasionar una insuficiente, o incluso nula,
compensación para las víctimas en caso de un
accidente.

El riesgo creciente que plantea el envejecimiento nuclear debe conducir a un aumento de las primas de los seguros de los operadores. Con el envejecimiento de los reactores nucleares, una adecuada *seguridad financiera para cubrir los costes de un posible accidente se convierte, aún más, en una necesidad. Es importante para la sociedad en su conjunto que los cálculos objetivos sean realizados sobre los daños que un accidente nuclear podría potencialmente causar, y que sean investigadas las bases de las
alternativas para la financiación de la cobertura del accidente.

Un nuevo modelo de compensación por daños nucleares debe mantener los elementospositivos de los convenios internacionales sobre responsabilidad: estricta responsabilidad y seguro de responsabilidad obligatorio. Es especialmente importante que el seguro obligatorio proteja a las víctimas en caso de insolvencia del operador. Por el contrario, las convenciones, incluso en su forma revisada por los protocolos pertinentes, permiten que solo se indemnice hasta el 1% del coste de
un accidente. 
La alternativa es evidente: la responsabilidad ilimitada debe introducirse.

La canalización legal de toda responsabilidad hacia el operador es problemática. Desde el
punto de vista de las víctimas sería preferible poder presentar una demanda contra varias
personas naturales o jurídicas, ya que esto aumentaría sus posibilidades de llegar a recibir
una indemnización. También tendría un efecto preventivo ya que todas las partes que tienen responsabilidades sobre el riesgo tendrían un incentivo para evitar los daños
.
Los países que consideren la ampliación de la vida útil de la central deben acabar con
la financiación parcial de la cobertura de responsabilidad civil con medios públicos,
extendiendo la responsabilidad a los proveedores e introduciendo la responsabilidad ilimitada para los operadores, al mismo tiempo que se establece, para estos últimos, la cobertura de un seguro de responsabilidad civil u otra garantía financiera a niveles realistas en cuanto al alcance real de los daños.
 Existen varios sistemas de
inanciación posibles para cumplir con este objetivo.Los países deberían optar por la ampliación de la vida útil del reactor solo si los acuerdos para la indemnización de las víctimas en caso de accidente han sido mejorados sustancialmente.
Un nivel más alto de responsabilidad no solo beneficiaría a las víctimas de un accidente
nuclear, también tendría un importante efecto preventivo. La organización de una cobertura compartida para cubrir la responsabilidad ilimitada en toda Europa animaría a los operadores a realizar controles mutuos, ya que serían reticentes a permitir riesgos perjudiciales en su sistema.

COMENTARIO: La actual legislación protege más los beneficios del lobby que a los ciudadanos.
Las empresas nucleares NO cierran ninguna palnta porque les sale más rentable que ocurra un accidente y el Estado se haga cargo, que parar y desmantelar centrales.
En un orden social en el que el dinero manda, esta realidad economico-legal nos pone en peligro a los ciudadanos, porque el lobby es capaz de todo par aseguir obteniendo beneficios y no tener pérdidas, la codicia es ciega.

Los beneficios están por encima de las vidas y salud humanas.
Que la bolsa suba se ha transformado en un objetivo por encima de la sobrevivencia de la especie

__________________
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: