Inicio » radioactividad y salud » OMS-OIEA, prohibido asociar radioactividad-enfermedad

OMS-OIEA, prohibido asociar radioactividad-enfermedad

Cualquier estudio sobre radioactividad y cancer o salud, presentado por la ONU es tan poco fiable, como uno presentado por la propia OIEA.
Tanto la OMS como la OIEA forman parte de la ONU.
La OMS esta supeditada a la OIEA por el acuerdo WHA 12-40
Los estatutos de la OIEA prohiben asociar radioactividad con ninguna enfermedad grave.

https://es.wikipedia.org/wiki/Organi…al_de_la_Salud

El acuerdo WHA 12-40 (en inglés Agreement between the International Atomic Energy Agency and the World Health Organization1 ) entre la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA, OIEA, o IAEA en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS, o WHO en inglés) fue aprobado por la Asamblea Mundial de la Salud (AMS, o WHA en inglés), órgano plenario de la OMS, el 28 de mayo de 1959.2 Dicho acuerdo establece básicamente el protocolo de actuación, la obligación del mutuo acuerdo y la confidencialidad en asuntos relacionados con la energía nuclear entre la OMS y la OIEA.

El acuerdo impediría cualquier actuación independiente de la OMS en relación con la energía nuclear y sus efectos sobre la salud ya que en el artículo 1, apartado 2 la OMS reconoce a la AIEA como responsable última de los asuntos relaciones con la energía nuclear con fines pacíficos y obliga a resolver cualquier asunto por mutuo acuerdo -ya sea un programa, estudio o actividad relacionada con la energía nuclear.2 8 Esta última afirmación, que hace hincapié en la necesidad del común acuerdo, ha llevado a distintos observadores a advertir de la pérdida de independencia de la OMS para el estudio y difusión de cuestiones relativas a la influencia en la salud humana de la energía nuclear.

The Fukushima Collective Evacuation Trial: Fukushima: precious time has been lost     Michel Fernex

Fukushima: un tiempo precioso se ha perdido Michel Fernex

“¿Qué se debería haber hecho después de Chernobyl”, preguntó el Dr. Nabarro en 2002, cuando fue Director General de la Organización Mundial de la Salud.
Le respondí de inmediato, y luego confirmado por escrito. “Convocar a un Grupo Científico de Trabajo sobre las radiaciones ionizantes y Genética” como el que en 1956, y añadir las palabras ” inestabilidad genómica”

En 1956, en respuesta a esta pregunta, la OMS convocó un grupo de estudio en Ginebra, que incluyó el premio Nobel de la genética, el profesor Muller, y otras luminarias de renombre internacional en el campo. En conjunto, estos científicos recordó al mundo que «El genoma es el tesoro más valioso de la humanidad. Se determina la vida de nuestros descendientes y el desarrollo armónico de las generaciones futuras. Como expertos, confirmamos que la salud de las generaciones futuras se ve amenazado por la expansión de la industria nuclear y el crecimiento de la cantidad de fuentes radiactivas. También consideramos que el hecho de la aparición de nuevas mutaciones observadas en las personas va a ser fatal para ellos y para sus descendientes “Desde entonces, los genetistas han estado explorando una nueva área:.. La inestabilidad genómica causado por la radiación, en particular.

Desde 1959, un acuerdo firmado entre la OMS y el Organismo Internacional de Energía Atómica y, a continuación, una serie de textos legales adicionales, prohibieron a la OMS de intervenir en los accidentes nucleares. Pero en 1986, el Ministro de Salud de la URSS pidió a la OMS establecer un proyecto de investigación internacional y la ayuda a las víctimas de Chernobyl. No hubo respuesta durante dieciocho meses, debido a que no tenía autoridad para intervenir. El OIEA, el promotor de la energía nuclear civil, respondió. En el proyecto que diseñó, no hubo ninguna mención de la genética, pero se dio prioridad a la caries dental y esto se convirtió en objeto de investigación de la investigación.

¿Qué daño genético se ha hecho a la población tras el accidente de Fukushima? ¿Qué pasa con las personas que inhalaron material radioactivo y comieron alimentos contaminados? ¿Tiene esto la inestabilidad genómica inducida? Y los niños que han nacido ya, o que van a nacer de padres o madres que han sido irradiados. ¿Han heredado los genomas frágiles de sus padres, y si es así, tal vez, van a estar más afectados que sus padres?

De hecho, los investigadores se han sorprendido de encontrar que el daño genético, y sobretodo los daños perigeneticos, son responsable de la inestabilidad genómica , para los descendientes es mucho peor que para los padres, y este riesgo aumenta de una generación a la siguiente.

Estos genetistas han observado lo contrario de una adaptación a la radiactividad: un aumento de la inestabilidad genómica en todas las poblaciones estudiadas, de 30 a 300 kilómetros de distancia del reactor afectado. En las zonas menos contaminadas, cerca de Minsk, la inestabilidad genómica es lento, pero va a persistir y empeorar hasta 22 generaciones después. [/B]
Los efectos genéticos observados en los seres humanos y roedores ha llevado el profesor Hillis, en la Universidad de Texas, para concluir en su editorial en la revista Nature, el 25 de abril de 1996: «Hoy sabemos que el efecto mutagénico de un accidente nuclear puede ser mucho más grave de lo que nunca se sospechó, en el genoma eucariótico puede presentar niveles de mutación que, hasta ahora, no se habían considerado posibles. »

En Fukushima, es necesario seguir a lo largo de generaciones la inestabilidad genómica, empezando con los abuelos y los padres, luego los hijos y nietos.

El peso al nacer, la incidencia de muerte fetal, la mortalidad perinatal de hasta 28 días, deformidades de nacimiento (problemas del corazón deben ser investigados más adelante), y entre las enfermedades genéticas, síndrome de Down, todos deben ser estudiados. Daños cerebrales con tumores, y retraso del desarrollo que, al igual que la disminución en el coeficiente intelectual, se hará evidente en la edad escolar. La proporción de sexos también deben ser examinados, teniendo en cuenta lo que sabemos acerca de Chernobyl, donde se pone de manifiesto el déficit de nacimientos de mujeres, la ausencia de miles de niñas de las poblaciones en los países cercanos a Chernobyl, y hasta lugares tan lejanos como Alemania, donde el déficit fue de medible.

Hemotolos e inmunólogos deben estudiar los linfocitos y las inmunoglobulinas, y la búsqueda de anticuerpos, en particular a las glándulas endocrinas, como la tiroides y los islotes de Langerhans en el páncreas. Estas glándulas pueden ser alterados, ya que tienden a acumular yodo 131 radiactivo y cesio. Los estatutos de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) obligan a la organización a tomar decisiones que se les impone políticamente . Estos pueden ser menos costoso, pero son médicamente inaceptable. Estas leyes sirven como un recordatorio de que el objetivo principal de la OIEA, que es una agencia de la ONU, es “acelerar y aumentar la contribución de la energía atómica a la paz, la salud y la prosperidad en todo el mundo”. Para lograr sus objetivos, el OIEA no puede admitir que estas enfermedades graves y comunes fueron causadas por las radiaciones ionizantes, ya que una vez conocida, se evitaría el desarrollo de la industria nuclear en todo el mundo.

La OIEA es por lo tanto, una fuente pobre de asesoramiento para las autoridades sanitarias nacionales, sino que niega la catástrofe sanitaria y da prioridad a las consideraciones económicas; sus estatutos prohíben atribuir a, o asociar una enfermedad grave, con la radiación.

Estimaciones incorrectas retrasan la evacuación de las comunidades que han sido muy expuestos a la radiación. Es casi incomprensible que en Fukushima no hubo distribución de yodo estable a la población que pronto estaría en peligro. Una medida preventiva que han sido bien recibidos, como Keith Baverstock mostró en Polonia después de Chernóbil. Las primeras víctimas de un accidente nuclear grave son y serán los niños, con un aumento de las alergias y el agravamiento de las enfermedades infecciosas, que se convierten en crónicas e implican graves complicaciones.
Profesor Titov puso de manifiesto que en Bielorrusia, el sistema inmunológico se altero profundamente después del accidente. Tanto las células blancas de la sangre y las globulinas gamma fueron alteradas. Esto requiere un seguimiento a largo plazo.
La investigación debe hacerse en los autoanticuerpos dirigidos contra las células beta en los islotes de Langerhans en el páncreas, o en contra de células de la glándula tiroides. La tiroiditis de Hashimoto tiene la misma etiología, como la diabetes tipo 1, lo que se incrementó después del accidente nuclear. En Chernóbil, este tipo de diabetes afecta a los niños más jóvenes. Esta diabetes no muestran las mismas características que el tipo 1 que se encuentra en nuestros países. Por lo tanto, es una enfermedad causada por las radiaciones ionizantes.

Otras enfermedades del sistema endocrino afecta a las glándulas sexuales, los problemas que ocurren en las niñas en la pubertad y con la esterilidad masculina. En dosis iguales, la radiación externa es de diez a cien veces menos dañino que la radiación crónica interna, que en esencia resulta de la absorción oral de los radionucleidos. Estos se concentran en órganos como el timo, las glándulas endocrinas, el bazo, las superficies del hueso y el corazón. Bandajevsky mostró en las autopsias llevadas a cabo después de Chernóbil, que las concentraciones de Cesio-137 son el doble que en los órganos de los niños que en las de los adultos, después de haber vivido en las mismas áreas. Los niveles más altos medidos en el tejido se encontraban en el páncreas y el timo de los recién nacidos y en niños lactantes (Bandazhevsky, SMW 133: p.488-490, 2003). Con el fin de proteger a los niños, tenemos que dar una protección completa a las mujeres embarazadas . Los niños pueden evitar la absorción de los radionucleidos, si se les proporcionan alimentos no contaminados y la bebida, en el hogar y en la escuela. Tomar vacaciones en las zonas no contaminadas también es beneficioso.

¿Qué debería estar haciendo las autoridades? Más contaminación podría agravar el daño genético que ya ha ocurrido, y con el asesoramiento de los genetistas esto debe ser evitado. Para reducir la radiación interna, que constituye el 80% del riesgo para los habitantes de las regiones contaminadas, las industrias responsables o las autoridades gubernamentales deberían ofrecer alimentos no contaminados. (En lugar de ello abren las playas de Fukushima, y levantan la prohibición de consumir marisco procedente de Fuskuhima)

Dr. Michel Fernex Profesor Emérito de la Facultad de Medicina de Basilea ex consultor de la Organización Mundial de la Salud
__________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: